ESTEBAN RONDÓN MATA OFRECE LOS FRUTOS DEL CAMPO ANDALUZ A MARÍA SANTÍSIMA DE ARACELI

En el Real Santuario de María Santísima de Araceli, el Juez Decano del partido judicial de Lucena, ha ofrecido los frutos del campo andaluz a la patrona de Lucena durante la celebración de la eucaristía presidida por el vicario episcopal de la Campiña, David Aguilera Malagón.

En su intervención, Esteban Rondón se dirigió a la virgen de Araceli rogándole e implorándole “que hagas florecer los frutos de nuestra tierra, y que lo hagas no solo en forma de alimentos sino en forma de humanidad, de solidaridad, de fraternidad, que esas ocho provincias que abrazas y cubres con tu manto crezcan en calidad humana, en amor hacia ti, Madre mía”.

Así mismo, el oferente hizo mención al carácter emprendedor, acogedor y  defensor de las tradiciones de los lucentinos y pidió a la Virgen “que Lucena vuelva a ser la capital del pleno empleo, que nuestros emprendedores sean capaces de expandir sus actividades y generar puestos de trabajo en nuestra ciudad”.

Esteban Rondón recordó el trabajo realizado por María Dolores López Civantos “cuyas manos han guiado los pliegues de tus ropas” durante más de treinta años, para dirigirse después a la nueva camarera, María Rosa Buendía Picó, mostrándose convencido de “que los frutos de tu pasión, admiración y amor hacia nuestra madre se verán reflejados en sus mantos, en sus sayas y en sus coronas; harás que María Santísima de Araceli deslumbre en nuestra bendita Andalucía”.

Alabó la labor de Manolo del Pino guardando a Nuestra Madre porque “no se separa de ti, Manolo te acerca a las miles de personas que cada año te visitan, Manolo hace que la historia de tu llegada a Lucena, que tus milagros y que las devociones y pasiones que despiertas en los lucentinos se transmitan de generación en generación”.

No quiso dejar atrás el oferente al fervor de los lucentinos que, en sus tres cuadrillas, “sueñan, ansían y esperar portarte sobre sus hombros, y la labora que realizar la Junta de gobierno pidiéndole a María “que tu faro les guíe en el fin común de engrandecer tu presencia en Lucena, de acercarte a tus amantísimos hijos lucentinos, de reforzar el pilar, que junto a Nuestro Padre Jesús, constituyes en Lucena.

Finalizaba rogando a la Virgen que nos  proteja “de todos los males que nos acechan y procúranos salud para poder visitarte” y le pidió “por un amigo, por una persona que lucha de un modo ejemplar por abrazar la vida y por seguir germinando el bien en esta ciudad de Lucena; mantén entre nosotros al mejor poeta lucentino, Lara Cantizani”.

El cantaor lucentino, Antonio Nieto y el guitarrista Román Carmona, musieron música  a la celebración eucarística en la que estuvieron presentes el alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero, y miembros de la Corporación Municipal, la delegada territorial de la Consejería de Turismo, Justicia, Interior y Regeneración Democrática, Purificación Joyera; el decano del Colegio de Abogados, Diego Juan Chacón Morales; el presidente de la Agrupación de Cofradías, Antonio Díaz; el Hermano Mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Gonzalo Beato; el vicehermano Mayor de la cofradía de la Virgen de la Sierra, Antonio Jesús Pérez Cañete; el comisario jefe de Lucena Cabra, Jose Luis Casas ; el teniente de la Guardia Civil; y los pregoneros de 2019y 2020, Miguel Cuenca Valdivia y Lourdes Fuentes Castro, así como la Aracelitana Mayor, Elvira Cruces, y su Corte de Honor y los manijeros de las Fiestas Aracelitanas de 2019.

Escribir comentario

Comentarios: 0