Año Jubilar Aracelitano 2012-2013

Decretos del Año Jubilar Aracelitano

TRADUCCIÓN

Prot. N. 989/11/I

SANTÍSIMO PADRE,

Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, haciendo suyas gustosamente las peticiones de la Archicofradía de María Santísima de Araceli, en Lucena, situada en los límites de su Diócesis, humildemente expone que en el año 2012 se celebrará el cuatrocientos cincuenta aniversario de la llegada desde Roma de Nuestra Señora de Araceli, Patrona de Lucena.

Para la celebración del feliz acontecimiento, se tendrán particulares funciones sagradas y varias iniciativas religiosas, desde el día 21 de Abril de 2012 hasta el día 2 de Junio de 2013, de las que cabe esperar que se incremente la Fe, Esperanza y Caridad hacia Dios y hacia el prójimo, mostrándolo con su comportamiento, sobre todo en la convivencia familiar y en la realización de obras de misericordia en bien de todos aquellos que necesitan ayuda fraterna.

Para que efectivamente los que veneran a la Madre de Dios consigan abundantemente los objetivos proyectados y a la vez confirmen la comunión jerárquica con Vuestra Santidad y su propio Obispo, el solicitante humildemente pide la concesión de las Indulgencias. Y Dios…, etc.

El día 27 de febrero de 2012

La PENITENCIARÍA APOSTÓLICA, por mandato del Sumo Pontífice, concede gustosamente Indulgencia plenaria a los fieles cristianos verdaderamente arrepentidos, siempre que se cumplan debidamente las condiciones acostumbradas (Confesión sacramental, Comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice). Podrán también aplicarla en sufragio por las almas de los fieles que se encuentran en el Purgatorio, si visitan el Santuario de Nuestra Señora de Araceli como peregrinos y, ante la sagrada imagen de la Patrona Celeste expuesta solemnemente a la pública veneración, participan devotamente en los ritos jubilares, o, al menos, durante un tiempo razonable permanecen haciendo oraciones o meditaciones piadosas, concluyendo con la Oración Dominical, el Símbolo de la Fe e invocaciones a la Santísima Virgen María.

Los ancianos, enfermos y todos los que por causa grave no pueden salir de su casa podrán igualmente obtener la Indulgencia Plenaria, debidamente arrepentidos de cualquier pecado y con la intención de cumplir en cuanto sea posible las tres condiciones habituales, si se unen espiritualmente a las celebraciones jubilares o peregrinaciones, ofreciendo a Dios misericordioso por María sus súplicas y dolores o las dificultades de su propia vida.

Así pues, para que el celo pastoral haga más fácil conseguir el perdón divino a través de las llaves de la Iglesia, esta Penitenciaria pide encarecidamente que sacerdotes debidamente facultados para escuchar confesiones, se ofrezcan generosamente para la celebración del Sacramento de la Penitencia y para administrar con frecuencia la Santísima Comunión a los enfermos.

La presente concesión es valedera durante todo el Año Mariano. Si no obsta nada en contra.

Por mandato de Su Eminencia

 † JUAN FRANCISCO GIROTTI, O.F.M. CONV.

Regente

 Juan María Gervai

Asistente

 

TRADUCCIÓN

Prot. N. 990/11/I 

 DECRETO

 

La PENITENCIARÍA APOSTÓLICA, en virtud de las facultades conferidas a ella de modo especialísimo por el Santísimo Padre y Señor Nuestro en Cristo, por la Divina Providencia el Papa Benedicto XVI, benignamente concede al Excelentísimo y Reverendísimo Padre D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, que, con ocasión del Jubileo de Nuestra Señora de Araceli, en el día que se elija más conveniente para los fieles, después de la celebración del divino Sacrificio, a todos los fieles presentes que, con el propósito firme de apartarse del afecto a los pecados participen en las celebraciones sagradas, imparta la Bendición papal con Indulgencia plenaria adjunta que podrán lucrar cumpliendo las condiciones acostumbradas (Confesión sacramental, Comunión eucarística y Oración por las intenciones del Sumo Pontífice).

Los fieles que reciban devotamente la Bendición papal, aunque no pudieran estar presentes físicamente en los ritos sagrados por una circunstancia razonable, podrán recibir la Indulgencia plenaria, según la norma del derecho, si estos ritos son seguidos con intención piadosa a través de la retransmisión directa a través de medios televisivos o radiofónicos.

Si no obsta nada en contra.

Dado en Roma, en la Sede de la Penitenciaria Apostólica, el día 27 del mes de Febrero, del año del Señor 2012.

Por mandato de Su Eminencia

 † Juan Francisco Girotti, O.F.M. Conv.

Obispo Titular de Metz, Regente

 

                                                                               Juan María Gervais

                                                                                       Asistente

 


Oración del Año Jubilar Aracelitano

Santísima Virgen de Araceli, Madre de Dios y Madre nuestra, a tus plantas acudimos para darte gracias y glorificar a Dios en este Año Jubilar Aracelitano, año de la fe.

Madre Dulce y Buena, tú que eres el honor de nuestro pueblo, Hija elegida del Padre y Bendita entre todas las mujeres; tú, Madre Bienaventurada porque el Poderoso ha hecho maravillas en ti, enséñanos a vivir con humildad profunda y pureza de corazón. Tú que acogiste el anuncio del Ángel, ayúdanos para que también abramos las puertas de nuestra vida a Dios con verdadera actitud creyente.

Celebramos este año de gracia, peregrinando hasta tu realeza virginal, y  venimos  a  suplicarte  que  intercedas  por nosotros  ante  tu  Hijo,

 Jesús, aquí en este Ara del Cielo que es tu Santuario, donde te veneramos ¡oh Madre Santísima!, y donde nos unimos en oración a toda la Santa Iglesia de Dios en esta diócesis de Córdoba, suplicándote que podamos recorrer el camino de la vida con fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta.

Ayúdanos, Madre, a ser fieles discípulos de tu Hijo, que nos ofreces en tus brazos, y testigos del Evangelio en esta hora de la Nueva Evangelización. Protege a los más desfavorecidos, a los niños y ancianos, a todas las familias cristianas y a las buenas gentes del campo andaluz.

Santa María de Araceli, Virgen y Madre, ruega por nosotros. Amen.

 

(Con licencia eclesiástica)



Proyecto social del Año Jubilar Aracelitano

En la tradición católica, el jubileo es un gran acontecimiento religioso.

- El año de la remisión de los pecados y de sus penas.

- El año de la reconciliación, de la conversión y de la penitencia sacramental.

- El año de la solidaridad, de la esperanza, de la justicia, del empeño por servir a Dios en el gozo y la paz con los hermanos.

- El año de Cristo, portador de la vida y de la gracia a la humanidad.

- Una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana.

Se habla de “ganar el jubileo”. Pero en realidad se trata de celebrar, más que de ganar. Celebrar que deseamos ser mejores, que vamos a poner medios, siendo menos egoístas y más generosos, que vamos a restaurar la tierra, la sociedad, nuestras relaciones y personas, de modo que vamos a hacer un mundo mejor.

En la Carta Encíclica “Redemptoris Missio” se que afirma que “todos los laicos son misioneros en virtud del bautismo”, que “todos somos responsables de la misión de la Iglesia”; pero, naturalmente, no todos estamos llamados a “ir más allá de nuestras fronteras a anunciar a Jesucristo”. Entonces ¿cómo cumplir con esta responsabilidad que a todos nos toca en relación a la misión? Existen varias maneras en las que todos los cristianos podemos participar activamente de la misión: mediante la cooperación material, espiritual o mediante la animación.

En tierras peruanas, donde ejerce su apostolado de misión la diócesis de Córdoba, se encuentran dos sacerdotes diocesanos, don Leopoldo Rivero y don Juan Ropero que tienen confiada la parroquia del Perpetuo Socorro, de una extensión enorme con núcleos de población diseminados. 

conseguir el alimento diario; y si son mujeres con 14, 15  o 16 años quedan embarazadas viéndose obligadas a llevar desde esta temprana edad el peso de un hogar que normalmente acaba roto y desecho.

Muchas veces algunos jóvenes viven en situación de abandono, otros sufren desde la infancia malos tratos, abusos y todo tipo de vejaciones, debido a que no existe una estructura familiar sólida. La mayoría son criados por sus padrastros o familiares. Crecen llevando desde pequeños una vida muy sufrida e injusta.

Tras varias propuestas, con el consentimiento del señor Obispo de Córdoba, la Archicofradía se va a responsabilizar de la construcción de un hogar de acogida para jóvenes necesitados de la calle en dicha localidad, al que se le pondría el nombre de Nuestra Señora de Araceli. Para tal empresa se van a destinar los donativos que los peregrinos depositen al llegar al Real Santuario para ganar el jubileo, las colectas de las celebraciones importantes de las Fiestas Aracelitanas y otras actividades que se celebren con motivo de este 450 Aniversario. 

El hogar de jóvenes necesitados Virgen de Araceli debe ser una casa de acogida para la promoción y  desarrollo  de jóvenes necesitados. En ella deben encontrar el hogar y la familia que nunca tuvieron, un hogar donde descubran el inmenso Amor de Dios manifestado al mundo a través de Jesucristo y de María Santísima.

Don Francisco Granados nos enviaba entonces este comentario desde Picota: "La semana pasada estuve en Nuevo Chanchamayo celebrando varios bautizos y bodas. Para llegar allí necesité once horas a través de la selva (un tramo se pudo hacer  en todoterreno, otro andando y el final en mula)". Pongamos, con nuestros donativos, el mismo esfuerzo que estos jóvenes sacerdotes en ser portadores de Cristo.







Encuentro Diocesano de Jóvenes ante María Santísima de Araceli.

En la tradición católica, el jubileo es un gran acontecimiento religioso.

  • El año de la remisión de los pecados y de sus penas.
  • El año de la reconciliación, de la conversión y de la penitencia sacramental.
  • El año de la solidaridad, de la esperanza, de la justicia, del empeño por servir a Dios en el gozo y la paz con los hermanos.
  • El año de Cristo, portador de la vida y de la gracia a la humanidad.
  • Una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana.

Se habla de “ganar el jubileo”. Pero en realidad se trata de celebrar, más que de ganar. Celebrar que deseamos ser mejores, que vamos a poner medios, siendo menos egoístas y más generosos, que vamos a restaurar la tierra, la sociedad, nuestras relaciones y personas, de modo que vamos a hacer un mundo mejor.

En la Carta Encíclica “Redemptoris Missio” se que afirma que “todos los laicos son misioneros en virtud del bautismo”, que “todos somos responsables de la misión de la Iglesia”; pero, naturalmente, no todos estamos llamados a “ir más allá de nuestras fronteras a anunciar a Jesucristo”. Entonces ¿cómo cumplir con esta responsabilidad que a todos nos toca en relación a la misión? Existen varias maneras en las que todos los cristianos podemos participar activamente de la misión: mediante la cooperación material, espiritual o mediante la animación.

En tierras peruanas, donde ejerce su apostolado de misión la diócesis de Córdoba, se encuentran dos sacerdotes diocesanos, don Leopoldo Rivero y don Juan Ropero que tienen confiada la parroquia del Perpetuo Socorro, de una extensión enorme con núcleos de población diseminados. 

La población de la provincia con sus más de 90 poblados, es de condición muy humilde en general y no se pueden permitir una mínima asistencia educacional. Los jóvenes cuando acaban primaria o secundaria, en el caso de que su poblado cuente con ella, se ven obligados a trabajar en el campo para conseguir el alimento diario; y si son mujeres con 14, 15  o 16 años quedan embarazadas viéndose 

-

obligadas a llevar desde esta temprana edad el peso de un hogar que normalmente acaba roto y desecho.

Muchas veces algunos jóvenes viven en situación de abandono, otros sufren desde la infancia malos tratos, abusos y todo tipo de vejaciones, debido a que no existe una estructura familiar sólida. La mayoría son criados por sus padrastros o familiares. Crecen llevando desde pequeños una vida muy sufrida e injusta.

Al objeto de suscribir un proyecto social para la celebración del Año Jubilar Aracelitano, antes de su inicio, una comisión de la Junta de Gobierno de nuestra Archicofradía se reunía con el sacerdote don Juan Ropero asumiendo el proyecto social de la construcción de una casa hogar con motivo del Año Jubilar, proyecto que posiblemente se hubiese cubierto en condiciones económicas normales con la aportación de devotos, fieles y hermanos. Cuando este libro vea la luz ya se ha adquirido un terreno para edificar dicha casa, pero ahora hay que levantarla.

Por esta causa, celebrando la vuelta de don Leopoldo Rivero, después de un año, el domingo 10 de noviembre de 2013 la eucaristía dominical del Real Santuario fue presidida por este misionero tan querido en Lucena, donde estuvo destinado tanto en la parroquia de San Mateo como regentando, justo antes de partir para Picota, la de Santo Domingo. Posteriormente, a mediodía, tuvo lugar un almuerzo solidario para colaborar con la construcción de la casa gracias a la colaboración y cesión desinteresada de la caseta de la hermandad del Rocío de Lucena, en el recito ferial.

Además de sorteos y colectas especiales con fines recaudatorios para esta causa, a principios de diciembre de 2012 la Archicofradía organizaba también una obra de teatro a beneficio de este proyecto social gracias a la colaboración del Club de Leones de Antequera, quienes, en el Palacio Erisana de Lucena, representaban la simpática obra “Yo no quiero líos” de Antonio y Enrique Paso, que resultó un enorme éxito tanto a nivel teatral como de asistencia de público. 

La Archicofradía espera poder iniciar en breve la edificación de esta casa que llevará el nombre de Nuestra Señora de Araceli, difundiendo así la advocación de nuestra bendita Patrona como un elemento de esperanza en la selva peruana.


Fotos de Luis Burgos Morillo

Fotos de Joaquín Ferrer López de Ahumada


Imágenes del Año Jubilar Aracelitano de 2012


Carteles, pancartas y logos del Año Jubilar


Romería de Subida. 03-06-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Traslado de la Sagrada Familia a San Mateo con Jesús Nazareno. 29-05-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Traslado de San Mateo a la Sagrada Familia 23-05-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Procesión de Acción de Gracias 450 aniversario. 20-05-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Procesión del Día de la Virgen. Primer domingo de mayo. 06-05-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Traslado de las Carmelitas a San Mateo. 27-04-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Traslado de Santiago a las Carmelitas. 25-04-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada y Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito".


Romería de Bajada y Santiago. 22-04-2012

Fotografías de Joaquín Ferrer López de Ahumada, Jesús Ruiz Jiménez "Gitanito" y Luis Burgos Morillo


IMAGEN REGISTRADA.

© Queda prohibida la reproducción total o parcial de estas imágenes sin la expresa autorización de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli.